Aunque incomode, la nota roja solo busca una sociedad más democrática: Fotoperiodistas

Redacción
Imagen Aunque incomode, la nota roja solo busca una sociedad más democrática: Fotoperiodistas

Xalapa, Ver.- Las fotografías de las notas rojas incomodan a las autoridades de gobierno porque muestran la escalada de violencia en México, la falta de políticas publicas para prevenir feminicidios, suicidios, la ausente estrategia de combatir a los grupos delincuenciales, sin embargo el objetivo es informar el dolor de lo que ocurre para tener una sociedad más democrática coincidieron en señalar los fotoperiodistas, Bernardino Hernández, Jaír Cabrera y Carlos Nava.

Los fotoperiodistas participaron en el conversatorio “Metinides y la nota roja en México” como parte de las actividades del Festival Internacional de Fotografía Distancia Focal, celebrado en el teatro J. J. Herrera en esta ciudad.

Previo al conversatorio fue proyectado el documental “El hombre que vio demasiado” en honor al fotoperiodista mexicano Jaralambos Enrique Metinides Tsironides, conocido como “El Niño”,  quien alcanzó fama mundial por sus trabajos periodísticos en nota roja.

A través de sus imágenes, Enrique Metinides  fotografío la historia de México del año 1949 a 1979 en lo que mostró a través de su lente los incidentes policiacos, desastres o accidentes viales para periódicos de circulación nacional y para tabloides en el extranjero.

En el conversatorio Bernardino, Jaír y Carlos coincidieron en señalar que la cobertura periodística a la nota roja ha cambiado y se ha vuelto de riesgo, además de que hace 30 años los hechos violentos eran pleitos de cantina, entre compadres que al consumir alcohol en exceso se agredían con una botella y esa era la imagen a proyectar en periódicos al otro día.

Ahora, con la presencia de grupos delincuenciales en territorio mexicano, las imágenes son más grotescas que van desde un cuerpo desmembrado abandonado en bolsas negras, personas desaparecidas que después son encontradas sin vida, mujeres asesinadas y los suicidios que crecieron en la pandemia del coronavirus.

Los tres afirmaron que la policía en la Ciudad de México, Guerrero, Veracruz y en todos los estados del país, impide a los reporteros hacer su labor de captar las imágenes del accidente, persona asesinada o la victima, y esto lo logran al acordonar la zona de la tragedia en  toda la cuadra para así evitar la llegada de los medios.

El fotoperiodista de Guerrero, Bernardino Hernández citó como ejemplo la policía del estado de Guerrero, los cuales han sido señalados por las víctimas de alterar las escenas de crimenes.

“Nosotros no generamos la violencia. En guerrero se están agarrando entre bandas, llegamos y contaminan la imagen, levantan los mensajes de acusaciones en los que las bandas involucran a autoridades”.

Refirió que la policía de Guerrero acusa a los periodistas de lucrar con el dolor de las víctimas, e incluso le dice a las familias que corran a los fotógrafos.

“Ellos dicen que ahí estamos (los periodistas)  lucrando con el dolor ajeno, es mentira. La misma policía le dice a los familiares ahí está el fotógrafo, les muestro la fotografía y les digo a la gente mira: No es cierto, no estoy fotografiano la cara de tu familiar, no será exhibido” dijo Bernardino.

El fotógrafo consideró que la sociedad debe estar informada a través de los medios de comunicación que desarrollan información con periodistas  que van al lugar de los hechos.

“Entre más informada esté una sociedad, será más democrática para poder cambiar la realidad de su país. Para mi no es ético fotografiar y publicar el rostro de un niño, de una dama, pero si he tomado rostros de ejecutados”, indicó Bernardino con 38 años de experiencia en cubrir la nota policiaca.

CARLOS NAVA

El fotoperiodista veracruzano Carlos Nava refirió que los encargados de hacer la sintesis en las oficinas de gobierno, lo primero que revisan es la nota roja, esto significa que el periodimos de la llamada sección policiaca es la más buscada por ciudadanos y autoridades.

“La gente lo primero que revisan en pos periódicos es la nota roja, y así ha sido por años” afirmó.

En los últimos 15 años, dijo Carlos Nava se ha dedicado a cubrir la nota roja y se ha percatado de los cambios en la cobertura; esto es que ahora los compañeros se mueven en grupo por seguridad propia, y “ya no hay exclusiva”.

“Todos se ponen de acuerdo para salir a cubrir, los cambios son por la violencia, ha cambiado todo, ahora hay descuartizados, personas que terminan con su vida trágica, ahora las fotografías se toman a distancias largas, el acordonamiento es a tres cuadras, los policías son más agresivos intolerantes” indicó.

Jaír Cabrera

Con 9 años de experiencia en cubrir la nota policiaca, el reportero de la Ciudad de México Jaía Cabrera recordó que en los tiempos del periodista Enrique Metinides, los reporteros viajaban junto con los socorristas de la Cruz Roja o incluso con la misma policía, sin embargo la escalada de violencia cambió la manera de trabajar y ahora se mueven en motocicletas y en grupos.

“Ha habido un cambio; antes la nota roja eran los crímenes pasionales, se movían en ambulancia; ahora cada quien se mueve en moto; somos más reporteros en la Ciudad México. La foto de Enrique enfocaba a los mirones que iban a ver el accidente. Creo que hay una brecha grande después de Metinides; vivimos otro tipo de violencia” indicó.

Al igual que en Guerrero, dijo Jaír, en la Ciudad de México los policías mal informan a los familiares de las víctimas con respecto al trabajo reporteril, y lo hacen para que la misma gente corra al reportero o incluso lo violente.

“En la Ciudad de México, la misma policía te pone a los familiares dice ahí está la prensa, la familia golpea a la prensa. Un día un policía le dijo a un compañero: Ahorita te voy a echar a la familia. Eran 30 personas que lo golpearon y la policía no lo defendió. Es complicada la nota roja se arriesga demasiado, se gana poco; pero se vuelve necesidad, es una adicción a las emociones, a las tristezas. Enrique dejó un gran legado”, finalizó Jaír.

 

Fuente y Foto: AVC/atf