El caos y desafío de las aerolíneas en EU de cara al festivo del 4 de julio

Por: Redacción
Imagen El caos y desafío de las aerolíneas en EU de cara al festivo del 4 de julio

Las aerolíneas en Estados Unidos que han tropezado gravemente durante los últimos dos días festivos se enfrentan a su mayor prueba hasta el momento de si pueden manejar grandes multitudes cuando los viajeros del 4 de julio abarroten los aeropuertos de la nación este fin de semana.

Los problemas aparecieron mucho antes del fin de semana, con algunas interrupciones causadas por tormentas eléctricas que ralentizaron el tráfico aéreo.

American Airlines canceló el 8% de sus vuelos el martes y miércoles, y United Airlines eliminó el 4% de su programación en ambos días, según FlightAware.

Los viajeros que planean conducir enfrentan su propio conjunto de desafíos, incluidos los altos precios de la gasolina. El promedio nacional ha bajado desde que alcanzó un récord de 5.02 dólares a mediados de junio a 4.86 dólares el galón el jueves, según AAA (Asociación Estadounidense de Automovilistas), que espera que los precios sigan bajando debido al aumento de los inventarios de gasolina.

Los estadounidenses están conduciendo un poco menos. La demanda de gasolina la semana pasada disminuyó alrededor de un 3 % con respecto a la misma semana de junio pasado, según cifras del gobierno. En una encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada en junio, el 40 % de los encuestados dijo que los precios de la gasolina los habían llevado a cambiar sus planes de vacaciones de verano.

Los viajes aéreos en los EEUU casi han vuelto a los niveles previos a la pandemia. Desde el sábado pasado, un promedio de casi 2.3 millones de personas al día han pasado por los puntos de control del aeropuerto, solo un 8 % menos que los mismos días en 2019. Si esa tendencia continúa durante el fin de semana, se establecerán récords para volar en la era de la pandemia.

Es posible que las aerolíneas no tengan suficientes aviones y vuelos para transportarlos a todos, especialmente si hay cancelaciones debido al clima, escasez de tripulación o cualquier otra razón.

“Las aerolíneas están aprendiendo por las malas que el exceso de optimismo tiene un alto precio”, dijo Joseph Schwieterman, experto en transporte de la Universidad DePaul. “Están al borde de un precipicio estas vacaciones”.

Schwieterman calcula que las aerolíneas tienen poco colchón entre la cantidad de viajeros que se espera que vuelen este fin de semana y los vuelos que planean operar, si todo sale bien. Cualquier interrupción podría causar caos porque los aviones están llenos: no habrá asientos vacíos en vuelos posteriores para acomodar a los viajeros varados.

Las aerolíneas están cortas de personal e intentan contratar a miles de trabajadores, incluidos pilotos, para reemplazar a aquellos a quienes alentaron a renunciar cuando la pandemia provocó la caída en picada de los viajes aéreos.

Muchos de ellos, incluidos Delta, Southwest y JetBlue, han recortado los horarios de verano para reducir el estrés en sus operaciones. Están utilizando aviones más grandes en promedio para transportar más pasajeros con el mismo número de pilotos. Esos pasos no han sido suficientes en lo que va del verano.

Delta Air Lines tomó la medida inusual esta semana de advertir a los viajeros que podría haber problemas durante el fin de semana festivo.

La aerolínea con sede en Atlanta dijo que espera las mayores multitudes desde 2019, y esto creará “algunos desafíos operativos”. Está permitiendo a los pasajeros que reservaron vuelos entre el viernes y el lunes festivo cambiar su horario sin costo alguno, incluso si el nuevo vuelo viene con una tarifa más alta.

“La gente de Delta está trabajando las 24 horas para reconstruir la operación de Delta mientras la hace lo más resistente posible para minimizar el efecto dominó de las interrupciones”, dijo la aerolínea.

 

Fuente:VOA/Foto:Archivo/JAC