Mientras aumenta evidencia de crímenes de guerra en Bucha, buscan identificar unidades militares rusas

Por: Redacción
Imagen Mientras aumenta evidencia de crímenes de guerra en Bucha, buscan identificar unidades militares rusas

El 11 de marzo, el comandante de una unidad de artillería perteneciente a la 76ª División de Asalto Aéreo de la Guardia de Rusia murió en combate en la ciudad ucraniana de Bucha.

El capitán Gennady Bayur murió, según un anuncio de muerte publicado unas dos semanas después en un chat del sitio de redes sociales VK, en una explosión de una mina terrestre en la ciudad al noroeste de Kiev. Había comandado el 234º Regimiento de Asalto Aéreo de la Guardia.

Otro soldado ruso, de la 64ª Brigada de Fusileros Motorizados Separados, perdió su teléfono móvil o se lo quitaron cuando fue asesinado. Según la inteligencia ucraniana, que publicó una captura de pantalla del teléfono, fue encontrado en Bucha; un número vinculado al teléfono coincide con una cuenta de redes sociales ubicada en la base de operaciones de la brigada.

Bucha, escena del crimen

Cada vez más, Bucha es un sinónimo mundial de atrocidades que pueden haber sido cometidas por las tropas rusas durante las primeras seis semanas de su asalto a Ucrania.

Días después de que las fuerzas rusas se retiraran de Bucha, los trabajadores están luchando para limpiar los cuerpos de docenas de civiles de las calles de la ciudad, de las fosas comunes excavadas apresuradamente y de los sótanos, para darles un entierro adecuado. Un número desconocido de cadáveres civiles muestran signos de haber sido ejecutados sumariamente, con las manos atadas a la espalda. Algunos tenían heridas de bala en la cabeza.

Mientras tanto, los investigadores ucranianos y occidentales están luchando para recopilar pruebas y tomar testimonios, ya que el gobierno se compromete a procesar lo que dice que son crímenes de guerra.

Los reporteros de RFE / RL, revisando publicaciones en las redes sociales, listas públicas de soldados muertos, imágenes de video de la ciudad devastada y otra información, han tratado de identificar algunas de las unidades militares que se sabía que ocuparon Bucha entre el inicio de la invasión el 24 de febrero y el 1 de abril, cuando fue reclamada por las fuerzas ucranianas.

¿Qué pasó en Bucha?

La presencia de unidades militares rusas en Bucha, y otros pueblos y ciudades ucranianos que han ocupado, no es una prueba de que se cometieron crímenes de guerra, y los investigadores pueden tener dificultades para acumular pruebas concluyentes y herméticas que podrían resistir el escrutinio en un tribunal o corte.

Pero en el caso de Bucha, la información que ya ha salido a la luz (fotografías, videos, relatos de testigos oculares) más el hecho de que la ciudad estuvo bajo control militar ruso durante más de un mes, proporciona una fuerte evidencia circunstancial que apunta a la culpabilidad rusa.

El alcalde de Bucha, Anatoliy Fedoruk, publicó un video el 31 de marzo en el que dijo que la ciudad había sido recapturada por las fuerzas ucranianas después de una retirada rusa. No estaba claro de inmediato si las tropas rusas se habían ido el 31 de marzo o antes. El ejército ucraniano dijo que sus fuerzas entraron en Bucha el 1 de abril.

El 3 de abril, Oleksiy Arestovych, asesor del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, publicó una lista de unidades rusas, tanto militares como de la Guardia Nacional, que según él habían sido desplegadas en Bucha y otras dos ciudades de la región de Kiev, Irpin y Hostomel.

Entre los que nombró estaban los Regimientos de Asalto Aerotransportado 104º y 234º de la 76ª División de Asalto Aerotransportado.

Con sede en la ciudad de Pskov, en el noroeste de Rusia, la división es reconocida en la historia militar soviética y rusa tanto por su destreza en el campo de batalla como por su brutalidad. Durante la Segunda Guerra Chechena, a principios de la década de 2000, los paracaidistas de la 76ª División Aerotransportada fueron acusados de manera creíble de matar a civiles chechenos indiscriminadamente.

La publicación en las redes sociales sobre la muerte de Bayur, el comandante de la unidad de artillería, fue una pieza de evidencia que apunta a la presencia de los paracaidistas en Bucha.

En algún momento alrededor del 26 de marzo, un video aparentemente producido por la agencia de inteligencia militar de Ucrania apareció en línea, con un soldado capturado cuya unidad se identifica como la 76ª División Aerotransportada. El video fue eliminado más tarde por YouTube, pero una copia fue publicada en el canal de Telegram de un periodista ucraniano.

En el video, el soldado, que se identifica como Timofei Bobov, describe cómo el 24 de febrero ordenaron a su unidad ir a Ucrania y fue desplegada para "limpiar Hostomel o Bucha". Según Bobov, se le ordenó irrumpir en apartamentos en edificios residenciales con una palanca y llevar a las personas que estaban dentro al sótano. No indicó qué les sucedió después.

RFE / RL no pudo verificar de forma independiente el video, pero han habido informes de prensa de testigos de Bucha que dicen que las puertas de sus apartamentos se abrieron con palancas y familiares fueron llevados por soldados rusos. También hay imágenes de cuerpos en sótanos.

En un video publicado por Associated Press el 3 de abril desde Bucha, se muestra brevemente una caja de municiones de madera desechada. La caja tiene una marca que indica que pertenecía a la 7ª Compañía de Asalto Aerotransportado, 234º Regimiento, 76ª División Aerotransportada.

Teléfono celular, cuenta de Instagram

Otra unidad identificada por Arestovych como ocupante de algunas de las ciudades al noroeste y al este de Kiev es la 64ª Brigada de Rifles Motorizados Separados, cuya sede se encuentra en la región de Khabarovsk, en la costa del Pacífico en el Lejano Oriente de Rusia.

El 3 de abril, un canal de Telegram que parece tener vínculos con el ejército de Ucrania publicó una captura de pantalla del teléfono de un soldado ruso, describiéndolo como "un teléfono de uno de los ocupantes de Bucha [que] fue encontrado".

La captura de pantalla mostró una cuenta de Instagram con un número de teléfono que RFE / RL pudo rastrear hasta un residente de Khabarovsk de 29 años. RFE / RL no pudo determinar si el hombre era parte de la 64ª Brigada, pero las fotografías de los amigos y conocidos de las redes sociales del hombre muestran a soldados de la 64ª Brigada.

La agencia de inteligencia militar de Ucrania publicó más tarde una lista con cientos de nombres, y otra información de identificación, de oficiales y soldados de la 64ª Brigada. Esa lista tampoco pudo confirmarse de forma independiente.

Despliegue en Bielorrusia

Otras unidades conocidas por haber ocupado algunas de las ciudades al norte de Kiev incluyen otra unidad paracaidista: el 331º Regimiento Aerotransportado de la Guardia de la 98ª División, con sede en Kostroma, al noreste de Moscú. El oficial al mando del regimiento, el coronel Sergei Sukharev, fue asesinado el 13 de marzo y recibió honores militares póstumamente. Sin embargo, no estaba claro exactamente dónde y cómo murió.

El Ministerio de Defensa de Bielorrusia, desde donde muchas de las unidades rusas que fueron enviadas hacia Kiev ingresaron al norte de Ucrania, también informó sobre una ceremonia que involucró al 331º Regimiento Aerotransportado el 25 de enero, un mes completo antes de que comenzara la guerra.

El 28 de febrero, mientras tanto, una fotografía de una lista de soldados muertos en Bucha, de una unidad identificada como el "2º Escuadrón del 2º Pelotón" apareció en otro canal de Telegram titulado Search For Your Own. El canal está lleno de fotografías de soldados rusos que han sido asesinados o hechos prisioneros en Ucrania.

RFE / RL rastreó uno de los nombres en la lista de soldados muertos a un perfil de redes sociales que sugiere que el soldado sirvió en el 56º Regimiento de Asalto Aéreo de la Guardia, con sede en la región rusa de Volgogrado.

En medio de la creciente protesta internacional y la condena a Moscú, las autoridades invasoras han negado que las tropas rusas estuvieran involucradas en el asesinato de civiles en Bucha u otras ciudades de la región de Kiev. Sin proporcionar pruebas, los funcionarios rusos han afirmado que se organizaron fotografías e imágenes ampliamente distribuidas por los medios de comunicación ucranianos y occidentales.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha sugerido, también sin pruebas, que las imágenes mostraban signos de ser falsas, y que el momento de la retirada de Bucha significa que los soldados rusos no podrían haber sido responsables. Esa declaración es contradicha por los informes de testigos oculares de Bucha.

El grupo estadounidense Human Rights Watch también recopiló pruebas y entrevistas con residentes de Bucha, concluyendo que hubo "crímenes de guerra obvios" cometidos en distritos controlados por las fuerzas rusas.