¿Quién era Salvador Ramos, autor de masacre en escuela de Uvalde, Texas?

Por: Redacción
Imagen ¿Quién era Salvador Ramos, autor de masacre en escuela de Uvalde, Texas?

Poco a poco, van saliendo informaciones relacionados con el ámbito privado de Salvador Ramos, el autor del tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas.

Media hora antes del tiroteo, el atacante envió tres mensajes a través de las redes sociales. En uno de ellos advertía que iba a disparar a su abuela, en otro confirmaba que ya lo había hecho y en el tercero aseguraba que iba a cometer un tiroteo una escuela de primaria.

Mensajes en Facebook

Esos mensajes, sin embargo, se enviaron de forma privada y a un único destinatario, según confirmó un portavoz de Facebook. “Eran mensajes de texto privados, uno a uno, que fueron descubiertos después de la tragedia”, señalaron fuentes de la red social.

Sin embargo, hay muchas conjeturas sobre qué fue lo que pasó por la cabeza de Salvador Ramos, de 18 años, para que pudiera cometer una carnicería como esta. Según algunos de sus amigos, el joven, desde la infancia, había sufrido bullying por un problema en el habla, tenía problemas familiares y era habitual que arremetiera contra compañeros y extraños.

Pero, en ningún caso, se ha confirmado oficialmente que sufriera problemas de salud mental que lo habrían podido conducir a un comportamiento como el de la matanza. Pese a eso, Melissa Whitson, profesora de psicología de la Universidad de New Haven, en Connecticut, aclaró que por lo general las personas con estas características no suelen tener conductas violentas.

“Debemos tener claro que la mayoría de las personas que tienen problemas de salud mental no se involucran en conductas violentas. De hecho, las personas con problemas de salud mental tienen muchas más probabilidades de ser víctimas de la violencia que de ser violentas por sí mismas”, explica la experta en declaraciones a Voz de América.

La salud mental

En su opinión, cuando alguien actúa de la manera en la que lo hizo Salvador Ramos, la salud mental puede ser uno de varios factores que contribuyan a esta conducta.

“También pudo haber uso de sustancias, dificultad con las habilidades sociales, con la resolución de conflictos”, decía convencida de que “cuando tienes esta combinación se puede crear la tormenta perfecta”.

Pese a eso, insiste en que es muy arriesgado afirmar con certeza los motivos que condujeron al atacante de Uvalde a asesinar a 21 personas.

“No puedo decir qué podría estar contribuyendo en este individuo en particular, porque no conozco todos los antecedentes, pero en casos como este son múltiples factores los que conducen a eso”, aseguró.

Mucho que aprender

En esa línea, Ariel Goitia, psiquiatra médico del Community Health of South Florida, indicó que “aún tenemos que aprender mucho sobre este individuo” para sacar conclusiones sobre su comportamiento.

“Todavía no sabemos muy bien de qué sufría, si tenía problemas de depresión, de ansiedad, psicosis, esquizofrenia, si era bipolar”, explicó.

La opinión pública en Estados Unidos ahora también se pregunta si esa matanza podría haberse evitado en caso de que se hubieran identificado a tiempo algunas condiciones que, se presume, afectaban a la vida del atacante.

“Necesitamos invertir mucho más en los servicios de salud mental, asegurándonos de que estén disponibles, accesibles y equitativos”, defiende Jonathan Comer, profesor de psicología y psiquiatría de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) durante una entrevista con VOA.

Prevención e inversión en salud mental

Sobre eso, alertó que “más de la mitad de la población que tiene problemas de salud mental no están en los servicios y aquellos que están, en algunos casos, les tomó más de una década para ir finalmente a tratamiento”.

“No hay suficientes proveedores de salud mental, por lo que hago un llamado a esos adolescentes que están tratando de encontrar una carrera universitaria: este es un campo que te necesita”, comentó.

Además, lamentó el “estigma” que aún hay en torno a la “búsqueda de tratamiento de salud mental” que, a su juicio, puede acabar provocando males mayores.

“La investigación muestra que los servicios de salud mental pueden ser muy útiles”, agregó convencido de que “la salud mental es salud y está integrada a la salud física”.

“Cuando no estás mentalmente sano, no estás sano. Y por eso necesitamos paridad mental, necesitamos asegurarnos de que las compañías de seguros reembolsen los servicios de salud mental al mismo ritmo y nivel que reembolsan las intervenciones médicas”, defendió.

 

Fuente:VOA/Foto:Twitter/JAC