Pandemia enseñó a confiar más en la OMS, asegura político británico

Por: Redacción
Imagen Pandemia enseñó a confiar más en la OMS, asegura político británico

Jeremy Corbyn, político británico, quien de 2015 a 2020 fue líder del Partido Laborista y de la oposición en Reino Unido, reconoció que la pandemia de COVID-19 no solo acentuó el distanciamiento entre los países ricos y los pobres, sino que también puso en duda la capacidad del neoliberalismo para afrontar estos desafíos.

En su participación en la presentación del libro “Pos-COVID. Pos-Neoliberalismo. Propuestas y alternativas para la transformación social en tiempos de crisis”, coordinado por John M. Ackerman, René Ramírez y Miguel Ángel Ramírez (editado por el Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad de la UNAM, el INEHRM y Siglo XXI editores), dijo:

“Algunos como Australia o Inglaterra pudieron ofrecer vacunas de manera gratuita para su población, pero otros países, sobre todo en África, no pueden hacer frente a esa responsabilidad. Sin embargo, en el pasado, algunos países con potencial económico, ante el surgimiento del ébola, pusieron importantes cantidades de dinero para solventar la crisis sanitaria, porque entendían el riesgo que representaba para la población en general. Es un ejemplo de neoliberalismo bien aplicado”.

Corbyn aseveró que, dentro de los aspectos negativos que trajo la pandemia, hubo cosas positivas.

“Entre las cosas negativas está que las empresas hicieron más dinero, mientras la mayoría de las personas enfrentaron problemas económicos. Amazon, por ejemplo, ha hecho más dinero, incluso a partir de la explotación de los trabajadores, cuyos salarios son muy mal remunerados”, añadió.

En entrevista con Milenio, dijo que las comunidades se han integrado más y se han conocido mejor, en tanto que los corporativos han hecho mucho dinero, con lo que, además de la enfermedad, los problemas de depresión Europea se han incrementado.

“Una lección del mundo entero, en caso de volver a otra pandemia, será confiar en la Organización Mundial de la Salud y no en las industrias farmacéuticas”, apuntó.

El político británico dijo, desde su perspectiva, que el gran problema es que ningún gobierno respondió como debió, porque no estaba preparado, si bien en el caso de México ha sido más complicado por la inseguridad, además de que “la mayoría de las personas vive en una economía informal y este periodo pandémico ha sido una catástrofe”.

 

Fuente:Milenio/Foto:Archivo/JAC